domingo, 14 de julio de 2013

Curso de Griego Clásico - Nivel A1 - Unidad 1: Χαῖρε - Διάβασις 1 - Λόγος 1

Metaconsideraciones previas

¡Mis queridos lectores!

Mi blog ya tiene más de 10.000 visitas, así que ¡por fin vamos a empezar a aprender griego de verdad! Supongo que habrán practicado el alfabeto y la lectoescritura y pronunciación de las letras griegas. (por si no lo han hecho, pueden hacer clic en los links y repasar).

En nuestro método de enseñanza preferimos tomar, como medidor de progreso de nuestros conocimientos de la lengua, la división A1, A2, B1, B2, etc., división a la que se atienen las actuales academias de enseñanza de las lenguas europeas. Es el llamado "marco común europeo para la enseñanza de lenguas".

Por eso empezaremos con el nivel A1. El nivel A1 de nuestro Curso estará dividido a su vez en 15 unidades de estudio que nos darán someros conocimientos sobre la lengua griega clásica. Vamos a hacer de cuenta que nuestro blog es un "libro de lecturas".

La primera unidad la titulé Χαῖρε, que es el saludo que los griegos (tanto antiguos como modernos) usan cuando se encuentran con gente en la vida, como nuestro saludo "hola" (los griegos de hoy también usan γεια σου para saludar). Como marco de iniciación al griego, no encontré un nombre más apropiado.

A su vez, cada unidad está dividida en distintas secciones. La primera sección es la sección Διάβασις 1. Los invito a que vean el inconcluso Programa que dejé allá por el 2011, en lo que di en llamar "Programa Unitario", donde enuncio las distintas secciones de cada unidad. La palabra Διάβασις en la lengua griega es muy interesante. Esta palabrita, en griego clásico, tiene la acepción de "viaje", "travesía" (la palabra en griego moderno significa "cruce" y es διάβαση).

Διάβασις, lingüísticamente hablando, viene del mismo lugar que del verbo διαβαίνω, que significa "viajar", "atravesar". El verbo que enuncia "provocar o causar lo que enuncia la acción de viajar o atravesar" (es decir, su verbo causativo, en términos lingüísticos) es διαβιβάζω (como causativo que es, significa "hacer viajar", "hacer atravesar", "transportar"). En griego moderno, διαβιβάζω se transformó en διαβάζω que significa "leer", siendo el sustantivo correspondiente διάβασμα, que significa "lectura".

Hay cierta relación, en efecto, entre "hacer viajar" y "leer". Leer, esto lo decimos nosotros, es hacer que atravesemos el texto con los ojos al tiempo que hacer que nos transportemos imaginariamente a aquel lugar en el que nos sitúa el texto. Porque en efecto esta sección es eso: se trata de un viaje imaginario, una travesía imaginaria al ágora de Atenas: imaginemos entonces que somos viajeros; somos βάρβαροι que caemos, como por casualidad, a la Atenas del siglo V a. C. (en lo posible después de la peste que azotó a la ciudad por el 430 a. C., ¡no se vayan a morir de peste antes de aprender griego!).

Bueno, ¿empezamos?

(Pronto agregaremos audios e ilustraciones)

Μόνας 1 (Πρώτη Μόνας) - Χαῖρε

Διάβασις 1 (Πρώτη Διάβασις)

Explicación cultural para dar cuenta del contexto

El imponente Partenón (Παρθενών), el edificio más importante de la Acrópolis de Atenas, y una vista del cielo épica y espectacular. Fuente de la imagen: Wikimedia Commons.

Un hombre griego de la Antigüedad, cuando se presentaba, jamás dejaba de dar cuenta de: 
  • su nombre u ὄνομα (obviamente).
  • sus padres (especialmente el nombre del padre varón, πατήρ, que era tomado como un apellido, porque daba cuenta de su linaje o γένος). Este rasgo aparece muy tempranamente, ya en Homero, pero se institucionaliza en la región de Ática con Clístenes.
  • A partir de la tiranía de Clístenes (Κλεισθένης), entre el 508 y el 501 a. C., el nombre de un griego incluía también el nombre de su δῆμος (o sea la población comunal que habitaba dentro de una región), porque el hecho de pertenecer a uno de ellos le confería al hombre griego el derecho de ciudadanía.
  • Si el hombre griego no había nacido en la ciudad (πόλις) en la que estaba, debía dar cuenta de la ciudad o πόλις de donde venía, que era considerada su patria (πατρίς). 
  • Si era necesario, su profesión, a qué se dedicaba.
Debemos hacer algunas aclaraciones antes de seguir.

1. La palabra "tiranía" (τυραννίς) en la cultura griega antigua no tenía la connotación negativa de hoy en día, sino que era una forma de gobierno en la que un hombre tomaba el poder por vías extrainstitucionales pero siempre aclamado popularmente, y generalmente (aunque no siempre) tomaba medidas que beneficiaban a las clases bajas.

[Actualización al 11/01/2014]

2. Agradeciendo la observación que me hizo el lector Sergio (ver sección comentarios), que ha comentado esta entrada, es necesario precisar y corregir algunas distinciones respecto de la identidad cultural griega. Es una cuestión más compleja de lo que pensaba así que voy a explayarme en este punto.

Lo que se dio en llamar Hélade (Ἑλλάς) en la época antigua jamás fue un estado político unificado (ya que cada pólis tenía su propio sistema político y, a menos que estuviera sometida de algún modo, lo tenía de manera autónoma con respecto a otras póleis) sino un sentimiento de unidad basado fundamentalmente en una cuestión cultural, dentro de cuyos rasgos distintivos se ubicaba la lengua pero sólo como un rasgo distintivo más entre otros. De aquí que a veces para referirse a este conjunto tan amplio, trans-pátrida (si podemos llamarlo de algún modo), de hombres, se usaba la expresión "Πανέλληνες" ("todos los griegos"). Por ejemplo, Homero, Il. 2.530; Hesíodo, Trabajos y días, 528; Sófocles, Áyax, 1363; Aristófanes, Paz, 302.

A lo largo de toda la literatura griega en sus diferentes períodos, el concepto de "griego" (Ἕλλην) es siempre puesto en contraposición discursiva al concepto de "bárbaro" (βάρβαρος). Un ejemplo podemos darlo en Heródoto Hist.1.82.1.8-9, pero muchísimos otros autores también dan cuenta de esa contraposición. Homero usa la expresión βαρβαρόφωνοι (Il. 2.867) para referirse a gente que hablaba otra lengua. Curiosamente, en Homero lo "bárbaro" sólo se da con respecto a la lengua, porque no se encuentra la expresión "βάρβαρος" sin formar el compuesto. Así lo dice también John Heath en "The talking Greeks", p. 63 (si bien otras conclusiones a las que llega este autor son más cuestionables).

En la literatura posterior sí se encuentra la palabra "bárbaros" (Tales, según Díogenes Laercio 1.34, afirma su condición helena frente a la condición de bárbaro agradeciéndoselo a la suerte), y especialmente en el siglo V a. C. (como podemos observar, por ejemplo, en el Áyax de Sófocles) tenía una connotación muy negativa, pero (como también podemos observar en la tragedia citada), la distinción entre griego y bárbaro se da, en principio, a partir de la lengua. Sófocles hace decir a Agamenón en Aj. 1263 (dirigiéndose a Teucro): "τὴν βάρβαρον γλῶσσαν οὐκ ἐπαΐω" ("no comprendo la lengua bárbara"; a juzgar por el contexto en que pronuncia esta frase, la condición de bárbaro era negativa y Agamenón lo dice en claro tono de provocación para marcar una diferenciación y una jerarquía de poderes respecto de Teucro). También el escoliasta de Sófocles, cuando hace el comentario a la palabra ἄγλωσσος (ad Tr. 1060.1) la define como "κακόγλωσσος, βάρβαρος ἢ ἀλλόγλωσσος". Notemos también la connotación negativa de la palabra, que especialmente en la época clásica se empezó a adquirir (Eurípides en Ifigenia en Áulide alude a la condición esclava del bárbaro). De cualquier manera, un bárbaro podía representar valores positivos para los griegos (tal es el caso, por ejemplo, del monarca aqueménida Ciro).

Pero está claro que la lengua no era el único rasgo que distinguía a los griegos de los bárbaros, ni el más importante. Si tenemos que definir en un punto la palabra "cultura", podemos decir que se trata de un conjunto imbricado de dos elementos: lengua y cotidianeidad (lo que incluye, lógicamente, las costumbres y su transmisión). Como bien dice H. D. F. Kitto en su libro "Los griegos", el hecho de que los bárbaros no hablaran griego significaba que no vivían ni pensaban como los griegos (cf. p. 9 de la edición de Eudeba). Esto no quita que la influencia cultural griega ejercida sobre otros pueblos hacía, a veces, que éstos adoptaran ciertas formas griegas de vida, como demuestran algunos hallazgos arqueológicos sobre todo en la Magna Grecia.

De modo que tanto la lengua como el ἦθος (o los ἤθη, es decir, las costumbres) era lo que distinguía a unos de otros, desde la identidad cultural helénica: las dos cosas indisolublemente. Lógicamente, tanto lengua como costumbres se adquirían por medio de la educación helénica o παιδεία.

Nótese que no uso (como lo hizo mi escoliasta) las palabras καταγωγή y ἔθιμα porque, si bien esas palabras existían en época antigua, no tenían el significado que tienen actualmente pero que, sin embargo, se remonta a la época de dominación romana; recién Plutarco habla de καταγωγή τοῦ γένους, y remarca el diccionario Liddell-Scott que usa la palabra metafóricamente. Recordemos que estamos situándonos (o intentando situarnos) en la época clásica.

La cuestión del γένος (linaje) como criterio de distinción entre griego y bárbaro era tremendamente problemática hasta para los mismos griegos de aquella época clásica. No quiero decir con esto que no existía dicho criterio: ciertamente existía en el imaginario colectivo la creencia de que un hombre que tenía ambos padres griegos era "más griego" que aquellos con un padre o madre bárbaros. De hecho, dentro de los Ἕλληνες había "etnias" o "ἔθνη" y había una identidad étnica muy fuerte, que, además de la lengua y determinadas costumbres, se fundamentaba en el γένος, como lo remarca el libro de Jonathan Hall "Ethnic Identity in Greek Antiquity".

Un historiador de la época romana, Herodiano, en su Historia del Imperio Romano después de la muerte de Marco, Libro VII, usa la palabra "bárbaros" en sentido peyorativo, para referirse a Maximino, y toma como criterios el ethos y el génos (7.1): "φύσει δὲ ἦν τὸ ἦθος, ὥσπερ καὶ τὸ γένος, βάρβαρος" ("su modo de ser, como también su linaje, era bárbaro por naturaleza"). Pero no es el único testimonio, y los hay más antiguos. Para que observemos el carácter problemático de este criterio de distinción, me remito a la discusión que tienen Agamenón y Teucro en la tragedia Áyax de Sófocles: ambos se reprochan sus orígenes barbáricos por parte de madre (Teucro incluso alude a un crimen de índole "barbárica" (en el sentido despectivo del término) cometido por Atreo, el padre de Agamenón, que fue el de servir a sus sobrinos en banquete dirigido a su hermano). Allí vemos que aludir al origen bárbaro, si bien era claramente una forma de menosprecio del otro, remitía a una antinomia que no tenía fin porque estaba claro que en ambos árboles genealógicos había bárbaros. Y estamos hablando de mitos que se remitían ya a época micénica, o sea que ya en ese entonces, cuando menos, había genes "griegos" mezclados con genes "bárbaros".

Ya el orador Isócrates (siglo IV a. C.) en su Panegírico (50.4-8) daba cuenta del efectivo carácter problemático de la "naturaleza griega" en su época y al mismo tiempo daba su opinión respecto de esta cuestión:

"Τοσοῦτον δ' ἀπολέλοιπεν ἡ πόλις ἡμῶν περὶ τὸ φρονεῖν καὶ λέγειν τοὺς ἄλλους ἀνθρώπους, ὥσθ' οἱ ταύτης μαθηταὶ τῶν ἄλλων διδάσκαλοι γεγόνασι, καὶ τὸ τῶν Ἑλλήνων ὄνομα πεποίηκεν μηκέτι τοῦ γένους, ἀλλὰ τῆς διανοίας δοκεῖν εἶναι, καὶ μᾶλλον Ἕλληνας καλεῖσθαι τοὺς τῆς παιδεύσεως τῆς ἡμετέρας ἢ τοὺς τῆς κοινῆς φύσεως μετέχοντας."

"Nuestra ciudad ha aventajado tanto a los otros hombres en el pensar y en la oratoria, que los estudiantes de aquí se convierten en maestros de otros, y ha hecho que el nombre de los griegos ya no parezca aludir más al linaje, sino al pensamiento, y son llamados griegos aquellos que participan de nuestra educación más que aquellos que participan de la misma naturaleza."

Las frases atribuidas comúnmente a Isócrates que salen en los artículos de opinión actuales en griego deben ser leídas cuidadosamente y sobre todo revisar el griego antiguo original así como su contexto discursivo si no se quiere caer en la traducción ideológicamente malintencionada. A esta situación aluden dos artículos (en griego) aquí y aquí.

Si nos remontamos a la actualidad, existen estas corrientes de pensamiento marcadamente nacionalistas respecto de la καταγωγή o descendencia como criterio de demarcación (aunque admitimos, con las restricciones pertinentes, los ἤθη y ἔθιμα, las costumbres y los valores). Sin embargo, esto es problemático y no todos los griegos piensan eso respecto de la "grecidad". Por ende, me parece que es imposible pensar a los griegos como si fueran una "raza". Ya en los antiguos esta caracterización daba pie a controversias, y hoy en día muchísimo más, dado el constante encuentro de los griegos con otras culturas. De hecho, los tres elementos que mi escoliasta refiere son aludidos por Georgios Georgalás, secretario de la junta militar nacionalista que gobernó Grecia entre 1967 y 1974 (ver artículo en griego, escrito por Georgalás, aquí).

Esto no implica que no haya una identidad cultural griega (que trasciende lo racial), con su unidad polimorfa y su continuidad histórica, como vengo sosteniendo desde que comencé este blog. No podemos tampoco creer que los griegos de hoy en día son bárbaros respecto de los griegos de época antigua. Ambos son extremos (uno, el extremo nacionalista; el otro, el extremo occidentalista o globalizador, porque esa idea fue defendida por hombres como Hegel) en los que no debemos caer, porque en los dos casos abogamos por un purismo de la "raza griega" o un inmutabilismo (que no deja pie a pensar una continuidad histórica) de la "cultura griega" absolutamente irreal y que implica caracterizaciones ideológicas de lo más aberrantes.

Estos extremismos existen en la cultura griega. En esta noticia en griego se habla de un partido extremista (el Amanecer Dorado, Χρύση Αυγή) que combina el nacionalismo griego con las ideas nazis (para su desgracia tanto la idea nacionalista como el ideario nazi son bien occidentales, y no tan griegas como estos hombres piensan).

Lo que quiero decir con este ejemplo, sin aludir a la ideología de nadie en particular, es que esta cuestión es más bien problemática, incluso para los griegos. La frase mencionada por mi escoliasta "πᾶς μὴ Ἕλλην βάρβαρος" (todo no-griego es bárbaro), si bien alude a una dicotomía que se da y se dio de hecho, como ya señalé, no aparece en ningún registro escrito de la antigüedad o de la época bizantina. Sin embargo, se sabe que para el siglo XIX, época en la que Grecia se constituye como nación y deja atrás el dominio turco, la frase, aparentemente, era un dicho común entre los griegos de la época, y así lo refleja el Illustrated Bible Dictionary de William L. L. D. Smith (de 1863, reeditado en 2001), p. 15:

“Every one not a Greek is a barbarian” is the common Greek definition, and in this strict sense the word is used in Rom. 1:14. It often retains this primitive meaning, as in 1 Cor. 14:11; Acts 28:24.

Como fuente para este párrafo he usado este artículo en griego.

Sobre la distinción entre helenos y bárbaros, como diría Aristóteles, baste con lo dicho.

El término ἀλλοδαπός sí es muy antiguo en forma y significado, y designaba al extranjero con respecto a la ciudad, a la pólis (lo cual incluía al bárbaro por extensión), un hombre que no era ni ἡμεδαπός (que significa, raudamente, "mi con-ciudadano" o "nuestro con-ciudadano") ni ὑμεδαπός ("tu con-ciudadano" o "vuestro con-ciudadano"). De estas palabras hay testimonios en los principales autores de la época antigua (Homero, Platón, Aristófanes, etc.). Cf. Apolonio Díscolo, De pronominibus 2.1.1.33.6-12.

En estrecha relación con este término está la palabra ξένος, el extranjero con respecto a la ciudad en cuanto huésped de la misma, y que podía tratarse de un Ἕλλην o de un βάρβαρος. La relación entre ἀλλοδαπός y ξένος está atestiguada en el fr. 23 de Solón (según TLG).

Ninguno de estos tipos sociales gozaban de los mismos derechos de ciudadanía que el πολίτης o ciudadano nacido en la ciudad. De hecho algunas veces el βάρβαρος ο el ἀλλοδαπός era esclavo (δοῦλος), es decir, privado totalmente de derechos ciudadanos, pero no hay una conexión necesaria entre la esclavitud y la condición extranjera o bárbara; en todo caso la asociación de Eurípides podía no ser compartida.

[Fin de la actualización]

3. Es necesario que aclaremos algunas cosas sobre la distinción entre πόλις y δῆμος. Vamos a tomar como ejemplo la región que hemos escogido para viajar: el Ática.


Mapa de la Grecia Antigua. En el recuadro rojo está marcada la región del Ática. Fuente de la imagen: http://www.mediateca.cl

Durante la época arcaica (siglos VII-VI a. C.), se llamaba πόλις a la Acrópolis de Atenas, en sentido estricto. Mientras tanto, πόλις en sentido amplio comprende tanto el ἄστυ como la χώρα.

Mapa de la región de Ática. Se puede observar la πόλις de Atenas , así como algunos de los δῆμοι más importantes: Eleusis, Falero, Pireo, Sunion, Maratón. Nótese que esta zona es abundante en montañas: Laurión, Himeto, Citerón y Parnés son complejos montañosos de gran envergadura. Al norte pueden verse las regiones vecinas: Megara, Oropia, Beocia y la isla de Eubea. Al sur se hallan las islas de Salamina y Égina. Fuente de la imagen: mundohistoria.org

Lo que se hallaba debajo de las mismas, pero dentro de las murallas, era el ἄστυ o "territorio urbano".

Fuera de las murallas estaba la χώρα o "campo", es decir, el territorio destinado a cultivo. Dentro de ella podía haber varios δῆμοι (comunidades, agrupaciones de κῶμαι o aldeas).



Plano de Atenas en la época clásica. La Acrópolis era la πόλις. Todo lo marcado con naranja era la zona del ἄστυ, lo que está dentro de las murallas, mientras que lo que está fuera es la χώρα. En la χώρα podía haber varias aldeas y conglomerados de aldeas, éstos llamados δῆμοι. Fuente de la imagen: Wikimedia Commons.





















-
Vista actual de la ciudad de Atenas. Noten cómo muchas de las estructuras antiguas siguen en pie, especialmente la Acrópolis, el Estadio Panatenaico y el Templo de Zeus (marcadas con círculos), aunque muchas de estas construcciones están en parte o casi por completo derrumbadas. Fuente de la imagen: Google Earth.


Con las reformas de Clístenes, la ciudad de Atenas pasó a ser la πόλις (lo que antes era el ἄστυ). ἄστυ pasó a ser lo que antes era χώρα, y la χώρα pasó a ser el resto de la región de Ática. Estaba dividida en dos grandes regiones: el territorio costero (παραλία) y el territorio interior (μεσόγεια). Clístenes dividió estas dos regiones (y también el propio ἄστυ) en diversas tritias (τριττύς), es decir, grupos de 3 δῆμοι.


Así, tanto dentro del ἄστυ como fuera de él había varios δῆμοι desperdigados.


Mapa de la región de Ática (χώρα) con las divisiones en tritias hechas por Clístenes. Los territorios marcados con color lila son las tritias de la costa, mientras que los marcados con color marrón son las tritias del interior. En el centro estaba la región del ἄστυ, cuya ciudad central era Atenas, ahora llamada toda ella πόλις. Fuente de la imagen: mundohistoria.org

Bibliografía:

  • Gallego, Julián (2009); El campesinado en la Grecia antigua: una historia de la igualdad, Buenos Aires, Eudeba.
  • Hidalgo de la Vega, M. J. et al. (1998) Historia de la Grecia antigua, Salamanca, Ediciones de la Universidad de Salamanca.
  • Valdés, M., y Plácido, D.  (1998) "La frontera del territorio ateniense" en Stvd. hist, Ha. antig. 16 (1998), Salamanca, Ediciones de la Universidad de Salamanca, pp. 85-100.

Esto respecto de la explicación contextual. Pasemos ahora a leer el primer texto e intentar entenderlo.

Éste y los demás textos que aparecerán en el curso están escritos por mí, salvo que lo especifique. Me he basado fundamentalmente en diversos pasajes de Homero, Heródoto, Aristófanes y Platón, donde hay personajes que se presentan. (citaré más adelante).

Creo que uno de los grandes problemas en la enseñanza del griego es esta suerte de incapacidad involuntaria que tiene el docente para controlar lo que quiere enseñar en los textos, incapacidad que viene justamente a raíz de que no son textos que él escribió. Por lo tanto, debe explicar muchos aspectos gramaticales "de más" que perturban al alumno sobremanera, a mi modo de ver.

Lo que debemos hacer ahora es: leer el texto, e intentar entenderlo con ayuda de la comprensión escrita debajo (si pueden hacerlo sin ayuda de la misma, será mejor). Luego haremos una lista de vocabulario y finalmente hablaremos de la gramática que presenta este texto.

Sugiero que con cada explicación nueva que daré, vuelvan a ver el texto para que vean de qué se trata lo que explico.

Λόγος 1. (Πρῶτος λόγος) 
Χαῖρεπατρίς μέν μου Μυτιλήνηὄνομα δ Εὐριδίκη στίνἈριστοκρίτου δὲ 
γυνή εἰμιΠατρ μέν μού ἐστιν Ἀρίσταρχος, μήτηρ δέ μού ἐστιν Εὐκολίνη.

Comprensión
Aquí se presenta una mujer llamada Eurídice, esposa de Aristócrito y oriunda de Mitilene (Mitilene es la patria de dos grandes poetas líricos de la Antigüedad que son Safo y Alceo). Cuenta además que sus padres son Aristarco y Eucóline.

Vocabulario y explicación gramatical
Nota: A partir de aquí empezamos a manejarnos con ciertos tecnicismos gramaticales. Pero no teman, porque dichos tecnicismos serán explicados conforme se vayan enunciando. Siempre habremos de atenernos al texto: no haremos explicaciones que vayan más allá del texto para no volvernos (más) locos.

Recuerden: si no entienden todo ahora es porque no les hará falta entenderlo por el momento (aunque también puede ser por la calidad de mi explicación; en ese caso sugiero que me lo digan). Ya lo harán con el correr del tiempo y a medida que avancemos en nuestra unidad y en nuestro curso.

A. Formas verbales

Χαῖρε: saludo, tanto de encuentro como de despedida, usado en la Grecia antigua y actual. 

εἰμί, ἐστί(ν): formas conjugadas del verbo εἰμί (ser, estar). Gramaticalmente es el presente de indicativo, 1º y 3º persona singular de εἰμί respectivamente.

La enunciación de todas las formas que puede asumir un verbo es la conjugación.

Presente de indicativo del verbo εἰμί (ser, estar, existir).

El verbo griego, al igual que el verbo castellano, tiene 3 personas (yo, tú, él/ella/ello). Pero, a diferencia del castellano que tiene 2 números, singular y plural, el griego tiene 3 números (singular, dual y plural). El singular hace referencia a una sola cosa o persona, el plural hace referencia a muchas... y el dual hace referencia a dos cosas o personas. El dual estaba pronto a desaparecer de la lengua griega en la época clásica pero se usaba sobre todo para referirse a pares de cosas, especialmente partes del cuerpo que existen en pares (las dos manos, las dos piernas, las dos orejas, etc.).

Por ahora nos limitaremos a saber que el verbo griego posee un modo indicativo, que da cuenta de la realidad, como el verbo castellano. Daremos cuenta sólo del tiempo presente, por ahora (el presente griego funciona como el presente castellano, a grandes rasgos).

1º persona singular: εἰμί
2º persona singular: εἶ
3º persona singular: ἐστί(ν)

1º persona plural: ἐσμέν
2º persona plural: ἐστέ
3º persona plural: εἰσί(ν)

2º y 3º persona dual (no existe la 1º persona dual): ἐστόν

B. Formas nominales (sustantivos y artículos)

La lengua griega posee tres géneros, masculino, femenino y neutro; el castellano sólo tiene dos, masculino y femenino (aunque en algunos pronombres aparece el género neutro como resabio del latín; p. ej. este/esta/esto (pronombre demostrativo), lo/la/lo (pronombre de objeto directo)). Vale aclarar que, si por ejemplo un sustantivo castellano es masculino, puede no serlo en griego, y viceversa (de hecho lo más probable es que no tengan el mismo género en castellano y en griego).

Los sustantivos poseen uno de los tres géneros: o son masculinos, o son femeninos, o son neutros. Existen algunos pocos sustantivos que pueden ser masculinos y femeninos.

Para distinguir el género de cada sustantivo, en la lista de vocabulario colocaremos el artículo correspondiente al género de cada sustantivo. Mientras la lengua castellana posee dos tipos de artículos (el determinado, el/la/los/las; y el indeterminado, un/una/unos/unas), la lengua griega posee sólo el artículo determinado.

Artículo masculino:
Artículo femenino:
Artículo neutro: τό

Con sólo colocar el artículo al lado del sustantivo en cuestión, entonces, sabremos de qué género es.

El artículo puede usarse con los nombres propios al igual que con los comunes. En castellano decir "el Luciano" es visto, o bien como un rasgo muy peculiar, propio de un número reducido de hablantes, o como un rasgo muy coloquial o vulgar. En griego, no ocurre así; es todo lo contrario.

Sustantivos comunes
ἡ πατρίς: patria
τὸ ὄνομα: nombre
ἡ γυνή: mujer/esposa
ὁ πατήρ: padre
ἡ μήτηρ: madre

Sustantivos propios
ἡ Μυτιλήνη: ciudad de la isla de Lesbos, patria de los poetas líricos Safo y Alceo.
ἡ Εὐριδίκη: Eurídice
ὁ Ἀρίσταρχος: Aristarco
ἡ Εὐκολίνη: Eucóline

Nos queda ver un sustantivo (Ἀριστοκρίτου) y un pronombre (μου), que merecen una explicación aparte. Abajo lo explicaremos con detalle.

C. Partículas

Las partículas (inexistentes en castellano) son palabras que establecen determinadas relaciones con las oraciones anteriores o con su contexto. Es difícil, si no imposible, traducirlas al castellano. Un rasgo característico de las partículas es que se colocan siempre en segundo lugar en la oración.

Las partículas que veremos a continuación son de uso muy frecuente en griego antiguo.

μέν: esta partícula puede ser descrita como "partícula de apertura de discurso". Es decir, siempre que vamos a pronunciar un discurso con relativa duración, usamos la partícula μέν. Puede estar en correlación con la otra partícula que veremos a continuación.
δ' = δέ: esta partícula, que puede estar en correlación con μέν, funciona para establecer una unión con la oración o frase anterior; esta unión puede establecer una concatenación en un relato o puede establecer una contraposición con lo dicho anteriormente.

Ahora se viene la explicación más "brava" así que para amenizar la lectura, ilustro con un busto del gran filósofo Sócrates (Σωκράτης), que vivió entre el 470 y el 399 a. C. Se decía que era feo (y este busto no parece querer desmentirlo).


D. Introducción a la declinación griega

En español no existe la declinación. Los nombres (es decir, sustantivos, adjetivos, pronombres y artículos) varían de acuerdo al género y al número. Es decir, para decirlo en un lenguaje más técnico, sufren flexión de género y número. Los sustantivos, como ya tienen determinado su género, sólo sufren flexión de número.

Por ejemplo: la casa, las casas; el auto, los autos (sustantivos)
lindo, linda, lindos, lindas (adjetivo)
el, la, los, las (artículo)

En griego sí existe la declinación. ¿Qué es la declinación? Así como en español los nombres sufren flexión de género y número, en griego los nombres sufren flexión de género, número y caso. La declinación es la flexión de caso que acontece en el nombre.

Pero ¿qué es el "caso"? Así como el género es el accidente gramatical que da cuenta de si el nombre es masculino o femenino, y el número es el accidente gramatical que da cuenta de a cuántas cosas o personas nos referimos, el caso es el accidente gramatical que da cuenta del rol que el nombre cumple en la oración, es decir, que da cuenta del rol sintáctico.

En español no hay declinación, porque no hay casos. No importa si el nombre cumple función de sujeto o de objeto directo: el nombre permanece invariable, no modifica su forma.

Ejemplo: Juan cruzó la calle. (Función sintáctica de "Juan": sujeto)
El perro mordió a Juan. (Función sintáctica de "Juan": objeto directo)

Como vemos, si la palabra "Juan" cumple función de sujeto o de objeto directo, la forma de la palabra "Juan" no se modifica.

En griego hay casos, por ende hay declinación. Es decir que en griego importa (y mucho) la función sintáctica que el nombre cumple dentro de la oración.

¿Cuántos y cuáles son los casos en griego antiguo? En griego antiguo hay cinco casos: nominativo, genitivo, vocativo, acusativo, dativo. Hoy sólo explicaremos los primeros dos, puesto que son los que aparecen en nuestro texto.

1. El nominativo es el caso del sujeto. Por ejemplo: τὸ ῥόδον θάλλει (la rosa florece).

Pero también es el caso del predicativo del sujeto. Por ejemplo: εἰμί Λουκιάνος (soy Luciano).

[Por predicativo del sujeto entendemos un nombre referido al sujeto que está mediado por un verbo. Así, en castellano no es lo mismo decir "el auto lindo" (el adjetivo "lindo" tiene aquí función de atributo, porque acompaña directamente al sustantivo "auto") que "el auto es lindo" (el adjetivo tiene aquí función de predicativo porque está mediado por el verbo "es").]

Los sustantivos comunes y propios que hemos enumerado más arriba están enunciados en nominativo. Y si vamos al texto, veremos que estos mismos sustantivos también están en nominativo, porque hacen de sujeto o de predicativo del sujeto dentro de la oración en la que se encuentran.

Pero hay dos palabras que no están en caso nominativo: μου y Ἀριστοκρίτου.

2. El genitivo es el caso del propietario. Como se trata de la propiedad ejercida sobre una cosa, una persona o una relación entre cosas o personas, el genitivo funciona como complemento de un nombre

Para entender mejor el caso genitivo, veamos estos ejemplos:
la casa de Juan
el auto de 10.000 dólares
enseño gramática al hijo de Simón

Las expresiones que hemos subrayado, que llevan la preposición "de" en español, en griego llevarían el caso genitivo (sin preposición, por supuesto). Pedestremente podemos decir que todos aquellos giros del español en que utilizamos la preposición "de", en griego usarían el caso genitivo.

Veamos los ejemplos en griego.

Ἀριστοκρίτου δὲ γυνή εἰμι.
"soy la esposa de Aristócrito".

Aquí Aristócrito se usa en caso genitivo porque Eurídice dice que es su mujer (γυνὴ Ἀριστοκρίτου); metafóricamente hablando es el poseedor de la relación de "esposa" que Aristócrito guarda con Eurídice.

Ἀριστοκρίτου entonces es el genitivo de Ἀριστόκριτος. 
[Presten atención al cambio de acento entre nominativo y genitivo. El nominativo es proparoxítono (lleva acento agudo en antepenúltima sílaba), y puede serlo porque la terminación -ος es "breve": como la terminación -ου del genitivo es "larga", el acento debe desplazarse una sílaba de manera que sea paroxítono (lleva acento agudo en la penúltima sílaba). Esto lo explicaremos con más detalle en la Sección Gramática]

Los sustantivos masculinos terminados en -oς hacen genitivo en -ου, con el correspondiente corrimiento del acento si es necesario.

Ἀριστόκριτος (nominativo) ---> Ἀριστοκρίτου (genitivo)
Ἀρίσταρχος (nominativo) ---> ¿te animas a completar aquí el genitivo?

El pronombre μου también está en caso genitivo. Es el genitivo del pronombre personal ἐγώ (yo), que es el pronombre personal de 1º persona. O sea que si tuviéramos que traducir literalmente μου, tendríamos que decir "de yo"... bueno, deberíamos decir "de mí".

ἐγώ (nominativo) ----> μου (genitivo)

Algunos ejemplos de uso:

ὁ πατήρ μου ("el padre de mí", o sea "mi padre")
ἡ μήτηρ μου ("la madre de mí", o sea "mi madre"), etc.

En griego moderno continúa usándose este pronombre del mismo modo que en griego antiguo.

En nuestro próximo encuentro trabajaremos con más textos. Me parece que, para empezar, esto es suficiente.

Por favor, si tienen dudas o sugerencias pueden presentármelas en los Comentarios.

Como diríamos en griego moderno: Τα λέμε! Να είστε καλά! (Hasta luego! Que estén bien!)

7 comentarios:

  1. estimado, muy interesante e importante blog,, espero que se interesen muchos por él ya que difunde las bases de nuestra humanidad.
    con todo respeto, algo que me pareció importante y básico mencionar, desde mi punto de vista y basado en una simple lectura de este blog es:
    en el punto que menciona ......Si el hombre griego no había nacido en la ciudad (πόλις) en la que estaba, sino que era de otra ciudad, era un ξένος, un extranjero que no obstante seguía siendo griego (Ἕλλην) porque hablaba el idioma, pero que no gozaba de los mismos derechos de ciudadanía que el nacido en esa ciudad. En ese caso debía dar cuenta de la ciudad o πόλις de donde venía, que era considerada su patria (πατρίς). Si no hablaba griego, era un βάρβαρος.......

    Estimado, en lo general no deberían (la mayoría) referise a grecia sino a la ellade como territorio y nación ya que su extención es totalmente diferente en territorio y concepto; el que no era ellin era ¨¨alodapos¨¨ y auque hablara el idioma para los ellines seguiría siendo un barbaros ya que, ademas del idioma debería tener: descendencia (katagogi), valores (ithi) y costumbres( ethima) ellénicas y la infaltable elliniki pedía..... ¨¨pasis mi ellin ison barbaros¨¨,
    Atte, sergio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sergio por tu comentario, tu aclaración y corrección. Ya mismo pongo manos a la obra para arreglarlo.

      Eliminar
  2. Te agradezco también que hayas tenido la amabilidad de decírmelo. Esa parte no está bien (si bien sabía vagamente algunas cosas de las que decís ahí) y tengo que corregirla. Pero qué bueno que alguien me lo diga. Me pondré a investigar un poco (así consigo apoyo bibliográfico) y plasmaré los resultados en el post.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tomarse el trabajo de hacer este blog.

    ResponderEliminar
  5. Hola buenas tardes tengo que traducir una frase al griego antiguo me podrías ayudar.

    ResponderEliminar
  6. Como ya han dicho en algunos comentarios anteriores, FELICITACIONES y GRACIAS por este blog. Impresionantes el laburo y la pasión que se adivinan por detrás de su confección.

    Un aporte nomás a la parte de los saludos: en el "Poenulus" ("El cartaginés") de Plauto, vv. 990ss., justamente se da algo de lo que decís: cuando Agorástocles le pide a Milfión (que acaba de decir que, supuestamente, habla perfectamente el púnico -"Nullus me est hodie Poenus Poenior", jajaja-) que le pregunte al extranjero cartaginés (Hannón) "acércate y pregúntale qué quiere, a qué ha venido, quién es, de qué familia, de qué país" (Adi atque appella, quid velit, quid venerit, qui sit, quoiatis, unde sit).

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar